¡Flores de Dalila!

¡Qué manera tan perfecta de alegrarle la mañana a alguien!. Suena el intercomunicador, es el vigilante avisándome que tengo un envío.  Cuando me lo entregan y abro el sobre veo que son unos zarcillos BELLOS, BELLOS, BELLOS de Dalila Gebran. Unas flores medianas, trabajadas magníficamente con ese estilo de Dalila que me fascina y abajo un cristal en forma de gota gordita. Me las puse inmediatamente, y con excepción del día de ayer que tenia una diadema en la cabeza, la he usado todos los días.

Son preciosas y sencillas y no paro de admirarlas, claro, sencillas estilo Dalila, que casi nunca hace cosas que no sean protagonistas.