Estrenando nuevo limpiador

Hoy escribo desde la cama, estoy taaan cansada por trabajo, familia y barriga, que me ha costado salir del “saco”.  Ayer me quede hasta la madrugada preparando una consultoría que tenía que entregar y hoy BOOM, la “barriguita” me dijo TOMALO CON CALMA. Pues acá estoy desde las coordenadas más intimas escribiendo esta entrada.

¡Ah! y por supuesto otro de las cosas que también he aprendido a aceptar con la barriga es que uno puede controlar las cosas hasta cierto punto, por ejemplo ahora mismo los cambios en mi piel son casi diarios: un día me salen manchitas, otro día se me “brota”, otro día me sale un rosetón, tres días después se me quita… cualquier cosa puede pasar (Risas).

Pero lo que si me esta fastidiando de verdad últimamente es la resequedad, esa sensación de tirantez que siento en la cara desde hace unas semanas para acáes rara. Siento el borde de los labios como “peladito”, como si estuviésemos en pleno invierno new yorkino.  Y a pesar de que siempre he usado los productos Clarins (que amo), desde hoy empecé a usar un producto de Estee Lauder para lavarme la cara en el día, se llama “Soft Clean”. Lo primero que me llamo la atención fue el olor: usualmente los que uso no huelen tanto, pero este es un olor divino. Luego la sensación en la cara cuando te lo pones en increíble,  como si una seda fuese líquida o algo así.

Me sorprendió que me gustara tanto, mañana lo volveré a usar en la mañana y de acá a una semana les cuento como me va con la resequedad. Obvio que tengo que tomar más agua, no le puedo pedir solo al jaboncito. Veremos si hoy capáz de controlar esto.