Dopodomani Jewels

DOPODOMANI (SUSPIROS). Hace unas semanas estuve en el espacio de los Palos Grandes de esta marca que nació hace 12 años acá en Venezuela y hasta hace unos pocos fue que la conocí.

Valentina Villarrubia, me recibe en su showroom de vuelta de una clase de yoga a la que va y viene caminando. Me cuenta que su noche no estuvo muy buena, pues la persiguió (con toda razón) el “fantasma” del miedo que nos persigue a todos: la inseguridad en las calles. Como la gente que admiro, no se quedo en el miedo, subió a Sabas Nieves dos veces para conectarse con la naturaleza,  hizo una clase especial de yoga y a las 11 am se reunió conmigo.

Y empieza a contarme con entusiasmo como Dopodomani empezó un poco como hobbie de su Mama y su tía. “Todos en mi familia tenemos vena de crear, de artistas somos arquitectos, diseñadores…” Ella misma es diseñadora de interiores con un Master de diseño de interiores e industrial. Eventualmente entra al negocio de las mujeres de la familia y hoy hace de gerente/dirección creativa/relaciones publicas/venta; nada muy planificado solo las cosas se dieron así y les va buenísimo.

Al contrario de otras marcas, para ellas el viaje ha sido distinto, primero vendieron en Italia, el país de origen de una parte de la familia y luego llegaron a Venezuela.

Actualmente venden en toda Europa, San Salvador, Panamá, Miami, Nueva York y ha crecido de una manera asombrosa, tanto que una de las socias se fue a vivir a Florencia por razones de logística.

El encanto de “DOPO”, como le digo con mi mal fingido acento italiano, es lo vistoso, lo distinto, si te llegara a recordar algo sería a accesorios de otras épocas. Los materiales son traídos de Italia, no hay nadie más haciendo cosas parecidas acá en el país. Cuando conocí su showroom me di cuenta que además de los zarcillos y pulseras de cristales llamativos, tienen piezas de oro más elaboradas en su confección y unas carteras increíbles, muy a lo toscana, como de terciopelo adornadas con sus piedras características.

A los que no lo conocen de cerca, ni piensen que son piezas pesadas, son super livianas y lo certifico porque las he usado. Yo tenía rato viéndolas pero no había tenido la oportunidad de entrevistarlas y me fui contentísima, es otra caso en la que la pasión por la moda se hizo trabajo.

¡Talento de sobra en este showroom. Queremos más de DOPODOMANI!

Las consiguen en:

Facebook: Dopodomani

Iskia